Nuevas pruebas indican que los incendios en Galicia son provocados