Los incendios dejan sin hogar ni alimento al oso pardo en la Cordillera Cantábrica