La ola de incendios deja más de 10.000 hectáreas calcinadas en Galicia