Los incendios en España y Portugal tiñen de amarillento el cielo de Londres