Galicia sufre la demencia de los pirómanos