El primer gran incendio de la temporada sigue sin estar controlado