El incendio de una nave industrial en Fuenlabrada genera una nube tóxica de magnesio y aluminio