La tesis de la violencia de género toma fuerza en la explosión de Redondela