Nada impide que este mono robe 130 euros en una joyería... ¡ni un plátano!