Cuando el suelo respira y no es una ilusión óptica