La belleza de que tus ojos te engañen: ¿Flotan o vuelan sobre la arena?