A los ilegales ir al médico les costará 710 euros