Saber reconocer un ictus y actuar con rapidez, una cuestión vital