El ibuprofeno aumenta en un 31% el riesgo de paro cardíaco