Le dijo que iba a tomarse una cerveza y... acaba en Ibiza