El vídeo de la venganza de un chef japonés que ya han visto casi siete millones de personas