La peor campaña humanitaria de 2016 muestra a los niños como "objetos pasivos"