Luchan para que su hijo Hugo, sin orejas por una rara enfermedad, pueda escuchar sus carcajadas