Los estibadores y el Gobierno mantienen su pulso