26 días de huelga de hambre que han merecido la pena