Los hoteleros confían en repetir el récord del verano pasado