Cinco euros por dormir en una butaca reclinable en los hospitales catalanes