En el hospital universitario de Tenerife los enfermos mueren...de calor