Más de doce horas de cola para besar los pies del Cristo de Medinaceli