Dolores de parto... ¡ajenos!