El hombre más obeso del mundo, pendiente de una operación que le salve la vida