Con 126 años podría ser el hombre vivo más anciano del mundo