Un hombre desahuciado pierde los estribos en Mallorca