Tras su operación, el hombre más obeso del mundo perderá 175 kilos