El hombre contra la máquina: cómo perder los nervios sacando un billete de autobús