Baja el hombre encaramado a la fachada de la Catedral de Murcia