La hipótesis del crimen empieza a coger fuerza