Los hijos de maltratadores asesinos pagan por sus padres