El hielo de los restaurantes contiene más bacterias que el agua de los retretes