El camarero que protegió a los manifestantes: "No quiero que me consideren un héroe"