El padre de uno de los tres militares desaparecidos cree que ha sido un secuestro