Se hacían pasar por revisores del gas para robar a ancianos que vivían solos