El autor del tiroteo en Teruel que se ha saldado con tres muertos, dos de ellos guardias civiles, permanece huido