La pequeña Ana podría haberse salvado de haberle practicado una broncoscopia