La granizada más mediática, grabada con los móviles