Los grafiteros atemorizan a pasajeros y vigilantes