Los grafiteros de Cáceres, al ataque