La grabación de un detective es válida como prueba en un juicio