Un golfista, un pato y una muerte