Un globo rojo por cada niño fallecido en aguas del Mediterráneo