Cuando la raja del vestido le hizo perder todo el glamour a Nicole Kidman