Los glaciares de todo el mundo, en peligro