La genética y la nutrición explican que unas personas se resfríen más que otras