La versión gatuna de las Kardashian triunfa en Islandia