Los gatos australianos acaban con más de un millón de aves al día